Volvemos a viajar en el tiempo para descubrir la otra cara de la historia: Procedimientos judiciales contra animales. Desde la Edad media hasta bien pasado el siglo XVII, los tribunales de justicia no se contentaban sólo con hacer comparecer ante ellos a los delincuentes de dos pies, sino también a las bestias de cuatro patas. El animal autor del delito, ya fuese buey, asno, cerdo o caballo, era detenido, encarcelado y juzgado con todas las formalidades, y si a ello había lugar, era públicamente ejecutado en castigo de sus fechorías.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.