Mary King´s Close, el callejón maldito

Edimburgo ofrece una interminable variedad de visitas a lugares históricos, algunas en el interior más profundo de la ciudad… Tal vez el más fascinante de todos es Mary King’s Close, un lugar subterráneo rodeado de mito y leyenda… Pero, ¿qué pasó en este laberinto de callejones claustrofóbicos?

Edimburgo, ciudad de sombras y leyendas, fue arrasada en el siglo XVII por la peste bubónica. Tal era la cantidad de fallecidos diariamente, que tenían que enterrarlos en fosas comunes, forrados con mantas ya que la madera para los ataúdes se había acabado. La masificación de cadáveres era de tal magnitud, que las fosas ni siquiera eran profundas así que, debido a la natural putrefacción de los cuerpos, la contaminación del agua que circulaba por vía subterránea en la ciudad era inevitable…

El Mary King’s Close se convirtió en uno de los principales focos, debido fundamentalmente al hacinamiento de sus habitantes y la facilidad con la que esta plaga se contagiaba. Una vez la peste bubónica apareció en esta calle corrió como un reguero de pólvora.

Muchos son los que cuentan que las autoridades locales, presas del miedo a un contagio imparable, decidieron levantar muros que apartaran esta humilde calle del resto de los habitantes de la ciudad, y con ella a todos los enfermos de tan terrible y contagiosa enfermedad, y que llevó a esta zona a convertirse en una serie de callejones oscuros, bajo las calles por las que paseaban despreocupados los que gozaban de buena salud.

Finalmente se aprovechó la construcción de un nuevo ayuntamiento, edificio que hoy en día sigue en pie en plena calle Royal Mile, para tapar un área que provocaba la vergüenza. Fueron pasando los años, Edimburgo siguió creciendo, y más muros se fueron levantando y esta zona quedó casi olvidada.

Annie, la niña abandonada

Se dice que en Mary King’s Close se pasea el espíritu de Annie, una niña que fue abandonada entre estas calles olvidadas. La historia la dio a conocer la famosa médium japonesa Aiko Gibo quien aseguró que un día que estaba visitando el Mary King’s Close se encontró con el fantasma de una niña pequeña que le contó que sus padres la habían abandonado en este lugar en 1644 cuando descubrieron que tenía la peste. Aiko Gibo le compró una muñeca para consolarla y comenzó a indagar sobre su historia. La historia se volvió tan popular que a día de hoy muchos de los que visitan el callejón suelen llevar dulces y juguetes para Annie.

Chesney, el último habitante de Mary King’s Close

El fantasma de Chesney es otro de los que podría seguir entre sus oscuras callejuelas. Sobre él se cuentan muchas cosas… Chesney vivía en este callejón cuando el ayuntamiento decidió cerrarlo; pese a la insistencia de las autoridades para convencerlo de abandonar el barrio Chesney se resistió. Finalmente lo sacaron del barrio por la fuerza y la indemnización que le dieron era tan escasa que no le alcanzó para conseguir otro sitio en el que vivir. No se sabe qué fue de él desde entonces, sin embargo, son muchas las personas que cuentan que al visitar su casa en el Mary King`s Close han podido percibir ruidos y sensaciones extrañas en ella. ¿Habrá decidido Chesney permanecer en su casa para siempre?

Interior de la casa de Chesney

¿Quieres visitarlo?

Por todas estas circunstancias, y porque es una visita obligada si te gusta el misterio y visitas Edimburgo, he decidido incluirla dentro de nuestro viaje a la Escocia Misteriosa. Pero no será una visita cualquiera, de manera privada recorreremos sus calles, os contaré la historia del lugar, y además dispondremos de 2 horas para llevar a cabo nuestra propia experimentación e intentar obtener alguna prueba de la presencia de Annie y Chesney… ¿Te apuntas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.