Nuestro término “sadismo” tiene su origen en el depravado marqués de Sade, pero es probable que nunca hubiéramos oído hablar de sus perversas costumbres de no haber sido por su suegra, la dominante Marie-Madeleine de Montreuil, y sus torpes intentos de silenciarlo…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.