Muchos londinenses se preguntan “¿En qué estaban pensando?” al observar una estatua pública en Londres que tiene por propósito “inspirar” y “alegrar” a los que pasean o viajan a su trabajo a diario. Sin embargo “aterrorizar” u “horrorizar” debieran ser las palabras adecuadas para esta pieza de arte.


Se llama ‘La Guardiana” del artista ruso Dashi Namdakov quien pasó los dos últimos años diseñando esta escultura de cuatro toneladas de bronce y 10 metros de altura.

Según el artista, la pieza expresa el sentimiento de proteccionismo materno…


Lo malo de ese “sentimiento maternal” que pretende expresar la estatua esta en que se expresa en una perra endemoniada con alas, pezuñas hendidas, y un conjunto de colmillos que pondría celoso a Drácula.

Esta escultura nos recuerda la nueva tendencia de levantar monumentos que hace tan sólo 10 años atrás hubiesen sido considerados una ofensa al sentido común. Parte de esta “tendencia” la mostramos el año pasado con el mentado monumento a Satanás de Oklahoma, o a la distribución de material escolar abiertamente satánico en las escuelas públicas de La Florida en EE.UU.
 

Pero el concejal Robert Davis, vicepresidente del Consejo de la Ciudad de Westminster, en Londres, insiste en que se trata de un monumento “inspirador”.

“Marble Arch es nuestra ubicación privilegiada para los mejores trabajos (artísticos). Esperemos que esta pieza inspire y alegre…”



 

Fuente: Horizont News

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.