El diputado franco-israelí Meyer Habib acompañó en la mañana del 7 de enero al primer ministro francés, Manuel Valls, a la atacada sede del semanario Charlie Hebdo, poco antes de vincular el atentado al reconocimiento de Palestina por el Legislativo francés.
 
 
“Curiosa anomalía: rodeado del prefecto de Policía y de guardaespaldas, el primer ministro estaba acompañado, a distancia, por el franco-israelí Meyer Habib, diputado de UDI —Unión de Demócratas e Independientes—, militante ultrasionista y amigo íntimo del premier israelí, Benyamin Netanyahu”, escribió el miércoles el periodista francés Hicham Hamza.
Hamza, que ya en enero trabajó sobre la pista del inspector Helric Fredou, extrañamente “suicidado” cuando investigaba el atentado, descubrió la turbadora presencia del israelí en el lugar del crimen en la retransmisión en directo de la cadena televisiva BFM.
Habib no tenía relación conocida con el equipo de Charlie Hebdo, ni es diputado de la circunscripción donde se produjo el mortal ataque, ni es compañero de partido de Valls.
El israelí es representante de la octava circunscripción de los franceses establecidos fuera de Francia, creada en 2010 por el entonces presidente, Nicolás Sarkozy, y que cubre los territorios de Chipre, Grecia, Palestina ocupada, Italia, Malta y Turquía. Su predecesora fue la también israelí Daphna Poznanski-Benhamou, que al igual que Habib goza de doble nacionalidad.
El diputado franco-israelí sorprendió pocas horas después del atentado, cuando Francia estaba conmocionada por los asesinatos, vinculando el suceso al voto de la Asamblea Nacional francesa favorable al reconocimiento del Estado palestino.
“Hemos matado a Charlie Hebdo, han proclamado los hombres armados tras cobrarse esta mañana 12 vidas. Mañana, si la importación del conflicto israelo-palestino sigue favoreciéndose en Francia por textos como el de la resolución de reconocimiento unilateral de Palestina, y si las medidas legislativas contra los terroristas no son más temerarias, gritarán Hemos matado Francia”, dijo en un comunicado.
Y recalcó, previendo más atentados futuros en suelo francés: “la responsabilidad de los miembros de la Asamblea Nacional estará entonces plenamente comprometida”.
 

Captura de pantalla del primer ministro francés, Manuel Valls, dirigiéndose a la sede del semanario Charlie Hebdo tras el atentado del 7 de enero, seguido por el diputado francoisraelí Meyer Habib. 7 de enero de 2015.

Captura de pantalla del primer ministro francés, Manuel Valls, dirigiéndose a la sede del semanario Charlie Hebdo tras el atentado del 7 de enero, seguido por el diputado francoisraelí Meyer Habib. 7 de enero de 2015
 
Tres días más tarde, Habib escribió en su página de Facebook que había estado en contacto permanente con el premier del régimen de Tel Aviv “desde el inicio de los acontecimientos”, pese a que solo el 9 de enero se produjo la mortífera toma de rehenes en el supermercado Hypercacher.
El domingo 11 de enero, Habib ejerció como intérprete del discurso de Netanyahu en la Sinagoga de la Victoria de París, en el que el primer ministro israelí llamó a la guerra mundial mediante un “gran ataque contra las fuerzas del Islam”, ante altos mandatarios franceses. La ceremonia despertó protestas por convertir un homenaje a las víctimas en mitin sionista, estando Netanyahu en campaña electoral.
 

Sonrisas en la Sinagoga de la Victoria tras el atentado de Charlie Hebdo y la cruenta toma de rehenes del supermercado Hypercacher.

 
El 7 de agosto de 2014, Netanyahu había anticipado ya, durante las operaciones militares israelíes contra Gaza que acabaron con la vida de más de 2000 personas, que si Francia no apoyaba al régimen de Tel Aviv, habría atentados terroristas en su territorio. En noviembre, volvió a amenazar a la Asamblea Nacional francesa, que preparaba su resolución a favor del Estado palestino.
Desde el 9 de enero, se acusó al Mossad, servicio de inteligencia israelí, de estar detrás de los atentados, como venganza por el reconocimiento a Palestina. El régimen de Tel Aviv es, según los antisionistas franceses, quien más se ha beneficiado de los ataques.
En noviembre de 2013, el entonces primer ministro francés, Laurent Fabius, saboteó una ronda de diálogos entre Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania) después de que Meyer Habib le dijese que debía “endurecer” su posición, o en caso contrario “Netanyahu atacaría a Irán”.
 
 

Fuente: HispanTV

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.