El cementerio de Greyfriars y George MacKenzie

A veces el destino te conduce por caminos muy curiosos, y tengo que confesar que, en determinadas ocasiones, me encanta dejarme llevar por ese “mágico” azar. Fijaros como fue la cosa, dentro de mi primer viaje a Escocia, y paseando por la ciudad de Edimburgo me encontré con The Elephant House, la conocida cafetería donde J.K. Rowling escribió Harry Potter. Tras tomar un café allí mismo, me dispuse a continuar mi paseo, y casi al volver la esquina me encontré con el acceso a un coqueto cementerio, no sabía ni cómo se llamaba simplemente me adentré intramuros…

Nada más entrar pude darme cuenta que se trataba de un lugar especial, gótico, oscuro… pero sobre todo hubo una localización donde me sentí… extraño. Fue aquí:

Fue días después cuando descubrí dónde había entrado, y la historia de este punto exacto donde me sentí… extraño, angustiado… Era el cementerio de Greyfriars, y ese lugar concreto era el panteón de George Mackenzie, también conocido como Mausoleo Negro.

La historia

Conviene remontarnos en la historia para comprender los extraños acontecimientos que parecen sucederse en este lugar, y de los que yo mismo puedo haber sido testigo inconsciente.

George Mackenzie, era un abogado que a finales del XVII metió en prisión a unos 1200 Covenanters en una zona muy cercana al Cementerio Greyfriars. Los Covenanters eran los miembros de un movimiento religioso presbiteriano que durante el s.XVII dio bastante guerra en Escocia y unos cuantos quebraderos de cabeza a los católicos.

La inmensa mayoría de estos prisioneros murieron torturados o debido a las malas condiciones en que se encontraban en la cárcel, lo que propició que a Mackenzie se le conociera con el apodo de Bloody Mackenzie (Mackenzie el Sanguinario).

Esta historia no sería tan interesante si no fuera porque Mackenzie fue enterrado en un elegante mausoleo en Greyfriars, a pocos metros de donde murieron todos aquellos a quienes condenó y torturó.

La actualidad

Con el paso de los años, distintas historias atestiguan fenómenos paranormales en esta zona. La primera de ellas es la de un mendigo que se coló en el mausoleo una noche de frío. Según él, una figura le agarró fuertemente e intentó golpearle, aunque él consiguió escapar corriendo y gritando y fue visto por algunos vecinos que avisaron a la policía. El hombre aseguraba que el espectro de Mackenzie le perseguía. Estos hechos están documentados por la policía a principios de los años noventa.

En el año 2003 unos policías que patrullaban la zona encontraron a dos adolescentes en actitudes extrañas, al detenerlos los dos chicos tenían la mirada perdida y mantenían un extraño comportamiento. Al parecer, en la comisaría empezaron a gritar “Mackenzie nos ha obligado”, y al día siguiente no recordaban nada. Según se desprende de la información policial dieron negativo en todos los análisis de drogas y alcohol.

Actualmente tanto la zona de cárcel como el mausoleo se encuentran cerrados al público, y sólo pueden visitarse a través de visitas privadas como la nuestra. Aun así, la Universidad de Edimburgo, a través de su cátedra en parapsicología, ha documentado diversos fenómenos paranormales y lo considera un punto de especial interés.

¿Te vienes a Escocia?

Prepárate porque hemos diseñado un viaje único, 7 días para descubrir el lado más misterioso y oculto de Escocia. Un viaje alejado de rutas turísticas, visitando de manera privada algunos de los lugares más “encantados” del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.