Ahora que Cataluña hace tanto ruido con su propuesta soberanista, me parece un buen momento para recordar que en Murcia ya hubo tiempo atrás una propuesta independentista que llegó a termino.¿Duró poco? Si. Pero hasta llegamos a tener nuestra propia moneda…

Antecedentes

El 11 de Febrero de 1873 el Rey Amadeo de Saboya renunciaba al trono de España, ese mismo día era proclamada por las cortes la Primera República Española. Aquel giro político tampoco pudo hacer frente a los graves problemas a los que se enfrentaba la España de la épocaseguían los conflictos bélicos en Cuba y con los carlistas, inestabilidad política y social…

El nuevo gobierno, tampoco pudo doblegar los intereses de los “republicanos federales” cuyo propósito era instaurar en España la República Federal sin esperar a que las Cortes elaboraran y aprobaran la nueva Constitución Federal. Este movimiento era partidario de un federalismo de carácter radical y trataba de establecer una serie de cantones (ciudades o confederación de ciudades) independientes.

El Cantón Murciano

Tras varias escaramuzas e intentos de asalto en el ayuntamiento de la ciudad de Murcia en los primeros días de julio, a las 5 de la madrugada del 12 de julio de 1873, un grupo de voluntarios invadió el ayuntamiento de Cartagena, instalando en los bajos la “Junta Revolucionaria de Salvación Pública” que se había constituido una hora antes, mientras otros grupos ocupaban las puertas de la muralla de la ciudad. Más tarde se presentó el alcalde interino Leandro Samper pidiéndoles que desalojaran el edificio, y al no conseguirlo convocó una reunión de la corporación municipal que debatió la reclamación de la Junta, que había sido presentada por escrito para “que se lleve a efecto la formación del Cantón Murciano”. A las 11 de la mañana el alcalde cursó un telegrama al presidente del gobierno en el que les exponía las “peticiones” de la Junta. La respuesta llegó pocas horas después a través del gobernador civil de Murcia, Antonio Altadill:

«diga Vd. a la Junta en nombre mío y del Gobierno, que la Comisión de las Cortes tiene acordado el Cantón murciano; en en breve será un hecho este acuerdo.- Yo salgo en tres exprés para esa.- Resista hasta donde pueda dimisión Ayuntamiento.- Evite apelar armas y derramamiento sangre».

Cabecera de la publicación en 1873. Fuente: Archivo municipal de Cartagena

Cabecera de la publicación en 1873. Fuente: Archivo municipal de Cartagena

Altadill llegó a Cartagena acompañado del diputado federal murciano Antonio Gálvez Arce, conocido como Antonete, y se reunió con la Junta a media tarde. Después de valorar que los insurrectos “tienen en su poder las fortalezas de Galeras, Atalaya y Moros” y “los principales puntos de la ciudad” aconsejó al Ayuntamiento que dimitiera, cosa que hizo “en presencia del gobernador de la provincia, por su consejo y bajo su presidencia“.

Poco después la Junta izó la bandera roja en el Ayuntamiento y proclamó el Cantón Murciano, nombrando a continuación a “Antonete” Gálvez comandante general de las fuerzas del Ejército, Milicia y Armada. En el Manifiesto que hizo público esa misma tarde del 12 de julio la “Junta de Salud Pública”, constituida “por la voluntad de la mayoría del pueblo republicano de esta localidad” justificó la proclamación del Cantón como un acto de defensa de la República Federal.

Consiguen rechazar los primeros intentos de las tropas gubernamentales por restablecer el orden, lo que les permite intentar incorporar nuevas poblaciones al cantón y, utilizando la flota que habían requisado del puerto de Cartagena, amenazan a las poblaciones costeras para que paguen un impuesto revolucionario que les permita financiarse. Se edita un nuevo periódico,  el Cantón Murciano,  y se acuña moneda propia el Duro Cantonal.

El estado número 51 de EE.UU: El Cantón Murciano

Fotografía de la entrada de las tropas centralistas en Cartagena.

Fotografía de la entrada de las tropas centralistas en Cartagena.

La presión del sitio comienza a ser asfixiante y el gobierno del Cantón Marciano comienza a ver mermadas sus fuerzas. Es este momento de la historia en el que se produce un hecho pintoresco y que, de haber llegado a termino, habría cambiado para siempre la historia de la Región de Murcia. Los revolucionarios contactan con el gobierno de los Estados Unidos solicitando su ingreso en la Unión y, además, le piden ayuda para mantener su independencia frente al poder centralista de Madrid. El presidente estadounidense,  Ulysses S. Grant,  promete estudiar la propuesta pero no hubo tiempo… después de seis meses de asedio, y un intenso bombardeo que destruyó más de la mitad de la ciudad, Cartagena se rindió el 12 de enero de 1874.

 

 

 

 

 

2 Respuestas

  1. pedrito

    ¿Perdón pero independencia Murciana? La moneda dice Cartagena, el periodico dice Cartagena…no inventes historia.

    Responder
    • benjaminamo


      Estimado amigo, no es mi intención “inventar historia” tan solo exponerla.
      Fuente Wikipedia: Se denomina Cantón de Cartagena, o también conocido como Cantón Murciano, a la insurrección federalista que en el marco de la I República Española (1873-1874) acaeció en la provincia de Murcia con el objetivo de constituirla en un cantón federal. El epicentro de este movimiento cantonal estuvo en la ciudad de Cartagena, que fue donde los republicanos federales “intransigentes” iniciaron en julio de 1873 la rebelión cantonal y cuyo propósito era instaurar en España “desde abajo” la República Federal sin esperar a que las Cortes Constituyentes elegidas en mayo de 1873 elaboraran y aprobaran la nueva Constitución Federal. El Cantón de Cartagena fue el de más larga duración de todos los cantones pues consiguió resistir el asedio de las fuerzas del gobierno central hasta el 12 de enero de 1874.

      Por otro lado: “…el estallido de huelgas revolucionarias y la fundación de cantones independientes en el Levante y Andalucía. El cantonalismo triunfó dentro de la provincia murciana en Cartagena, Murcia, Jumilla, Caravaca, Cieza, Abarán, Blanca, Ricote, Ojós, Ulea, Villanueva, Archena, Las Torres de Cotillas, Alhama, Lorca, Fuente Álamo y Pliego. En la ciudad de Murcia, el líder federal Jerónimo Poveda dirigió la sublevación cantonalista. El batallón de Voluntarios de la República tomó el Ayuntamiento el 14 de julio, con el consentimiento del gobernador civil. El presidente Pi i Margall presentó la dimisión irrevocable el 18 de julio, por su oposición a reprimir el movimiento cantonal. Las Cortes designaron nuevo presidente a Nicolás Salmerón. El nuevo jefe del Gobierno erradicó los cantones independientes entre el 26 de julio y el 8 de agosto, mediante el envío del ejército a las zonas sublevadas. En Murcia, la Junta Cantonal abandonó la capital con destino a Cartagena ante la inminente llegada de las tropas del general Martínez Campos. La ciudad portuaria se convertiría en el último bastión del cantonalismo en España…” Fuente regiondemurcia.com

      Gracias por comentar. Saludos!

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.