Alerta ha generado en el mundo científico un artículo publicado en la revista Science titulado “Fauna en desaparición” y que alerta de un proceso global que tendría a la humanidad viviendo los primeros días de la sexta extinción masiva de la Tierra. 
 
 
Se trata de un fenómeno denominado “Defaunación del Antropoceno”, que se manifiesta con una reducción masiva de especies, aun cuando la biodiversidad del planeta es actualmente la mayor de la historia de la Tierra. Así lo asegura un estudio publicado en la prestigiosa revista Science, donde se alerta de un proceso denominado como “Defaunación del Antropoceno”.
Sin embargo, para los científicos todo apunta a que actualmente se está dando un punto de inflexión impulsado por el deterioro y la pérdida de la fauna.
Así, el ser humano podría estar viviendo “los primeros días de la sexta extinción masiva del planeta”, señala el estudio.
La última extinción masiva de la que se tiene registro en la Tierra fue la que hizo desaparecer del planeta a los dinosaurios, hace 65 millones de años.
A diferencia de la última extinción masiva en la Tierra, en esta oportunidad los científicos destacan el hecho de que es el propio ser humano el que está impulsando el fenómeno, lo que de alguna manera da luces de esperanza en cuanto a que el proceso de alguna manera podría ser revertido.
En el año 2004 otro estudio científico, el realizado por el Earth Policy Institute, ya había alertado de esta situación, la que definía como la más severa de los últimos 50 años y la que podría acabar con un 15% de las especies animales y un 37% de las plantas del planeta para el año 2050.
 
La miopía que no parece ser inconsciente de este grupo de científicos parece obviar el hecho de que a través de estudios geológicos y arqueológicos se ha determinado que en otras épocas, cuando no había revolución industrial ni gran actividad humana, han existido cambios climáticos.
Las emisiones de CO2 de origen humano son apenas el 3% del dióxido de carbono que ingresa anualmente a la atmósfera, mientras que las de origen natural son el 97%. Además el C02 no es, ni ha sido nunca un contaminante.
Mas bien, como científicos chinos comprobaron, hay una alta correlación entre la actividad solar y la temperatura media global
El planeta y su entorno galáctico (el sol en particular) están cambiando. Considere todo esto: cambios electromagnéticos, inusual actividad solar, volcanes que despiertan después de cientos de años, actividad sísmica inusualmente alta, tormentas y lluvias extremas que producen terribles inundaciones, tormentas de nieve devastadoras…
 
 
Mientras que para la ciencia convencional estos cambios terrestres no están relacionados, Pierre Lescaudron aplica descubrimientos del paradigma del Universo Eléctrico y de la física del plasma para sugerir que en realidad, podrían estar íntimamente relacionados y se originan por una sola causa común: la aproximación del “gemelo” de nuestro Sol y de un enjambre cometario que lo acompaña.
Citando registros históricos, el autor pone de manifiesto una fuerte correlación entre períodos de opresión autoritaria y desastres naturales catastróficos de origen cósmico.
Haciendo referencia a la investigación metafísica y a la teoría de la información, Cambios planetarios y la conexión humano-cósmica es un intento innovador para volver a conectar la ciencia moderna con la antigua comprensión de que la mente humana y los estados de la experiencia humana colectiva pueden influir en los fenómenos cósmicos y terrestres.
Cubriendo una amplia variedad de dominios científicos e incluyendo más de 250 ilustraciones y 1.000 fuentes, Cambios planetarios y la conexión humano-cósmica se presenta en un formato accesible para cualquiera que busque entender las señales de nuestro tiempo.
 
 

Fuente: Horizont News

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.